sábado, 24 de octubre de 2020

Pallete imparte clases de "digitalización"... para evitar explicar por qué la acción de Telefónica ha caído un 80% en 10 años


José María Álvarez-Pallete no está para demasiadas alegrías. El presidente de Telefónica, criado en la 'teleco' y promocionado por César Alierta, tenía el objetivo de profesionalizar una multinacional que bajo los designios de su antecesor funcionó como un balneario medieval más preocupado por 'enchufar' al yerno del emérito en Suiza que de aprender una palabra sobre un sector que le vino grande. 

Y así se marchó Alierta, que alardeaba de contar con un 'ladrillófono' de los que no detectan los radares del CNI y que la única nube que conocía era las que levantan el Huerva y el Ebro en los asfixiantes veranos de su Zaragoza natal. 

El problema es que no tenía un plan claro Pallete, que perdió mucho tiempo en limpiar a la 'vieja guardia' de Alierta y mucho dinero en mantener a los múltiples medios ovino-económicos que viven del pesebre de Telefónica. 

La acción de Telefónica pierde más del 80% de su valor en una década

'Timofónica', que no deja de ser un mastodonte que llevaba años de retraso digital, necesitaba un revulsivo y Pallete prefirió hacer malabares y mantener la estrategia de su antecesor: lanzar balones fuera para evitar explicar por qué la acción de este antiguo monopolio valía más de 18 euros en octubre de 2010 y ahora supera por poco los 3 euros. 

¿No se preguntan los amnésicos lectores de la prensa española laman hasta la arcada a Pallete a la vez que la inversión de miles de españoles se va por el desagüe? ¿No les parece extraño que el CEO atesore tantos prestigiosos premios a pesar de las cotizaciones de Telefónica?

Postureo

Pallete se ha puesto el disfraz de experto en el ámbito digital para evitar hablar de ese disparate llamado Telefónica, capaz de meter millonadas en negocios deficitarios como el fútbol, fuera del campo solo gana Jaume Roures, y de mantener casi un 10% de las acciones en un grupo que lleva tres lustros quebrado como es el Grupo Prisa. 

Es cierto que el CEO de Telefónica no es el único que desvía el tiro con trajes dignos de Filemón. Y es que Josep Oliu, a pesar de que las acciones del Sabadell desataban las alarmas por el parqué, todavía se atrevía a convertirse en un experto epideomiólogo. 

Gracioso

El directivo se plantó hace unos días en un congreso de directivos que clausuró el desacreditado Felipe VI y aseguró que "estamos viviendo uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado la humanidad en la historia reciente. Las compañías debemos guiarnos por valores y responsabilidad, supeditando los intereses particulares a los del conjunto para salir como una sociedad mejor".

Pallete cree que hay cinco recetas para lograrlo y las cinco, acertaste, tienen que ver con mimar a la tecnología: "Impulsar la digitalización para una sociedad y una economía más sostenible; abordar las desigualdades invirtiendo en las aptitudes digitales; construir una conectividad inclusiva y sostenible; garantizar una competencia justa mediante la modernización de los marcos fiscales, regulatorios y de competencia; y mejorar la confianza mediante un uso ético y responsable de la tecnología".

El mandamás de Telefónica se guardó otras cinco recetas tecnológicas que funcionan en el mundo que que pasamos a resumir: utilizar la tecnología para destrozar doscientos años de conquistas sociales, hacernos todos repartidores de empresas yankees que no pagan impuestos, volver al Medievo y que cada perro se lama su cipote, travestirse de emprendedor 2.0 y no reconocer que medio sector vende humo y utilizar la jerga tecnológica para asustar a lerdos que han perdido la referencia de que están tirando sus ahorros en los bonos basura que dispensan los del Santander y Telefónica. 

¿Marca España? La que llevan en la cara algunos jubilados que hubieran elegido ser estafados por las preferentes antes de estar en manos de señores que, de haber nacido en el siglo XIX, venderían crecepelo de pueblo en pueblo en vez de alquilarse un coworking, vivir en un continuo brainstorming e intentar dar sablazos al típico cazurro con empresa.

No todo es malo

El plan que presentó Telefónica para el periodo 2019-22 demostró que al menos el equipo de Pallete sabe por dónde tienen que ir sus tiros: centrarse en solo cuatro mercados, romper con algunos negocios ruinosos en Latinoamérica, poner en marcha un nuevo modelo operativo para ahorrar y lanzar Telefónica Tech y Telefónica Infra, que llegan diez años tarde.

Sea como fuere, Telefónica se ha convertido en un diplodocus que va a ser difícil de encauzar si Pallete aparca sus tareas actorales como 'profesor de informática', rompe con la babosa prensa salmón ibérica y se dedica a dar valor al accionista. Que ya es hora...




No hay comentarios:

Publicar un comentario