miércoles, 27 de mayo de 2020

Los seguidores de Séneca ya estaban preparados para la crisis




Había una vez un filósofo, Séneca, que tenía todas las riquezas al alcance de su mano por ser asesor del desnortado emperador Nerón. El pensador adoptó entonces una actitud que dio que hablar: no se bañó en hedonismo, no se encaprichó de extravagancias y no se hizo rodear de lujos.

Séneca apartó lo superfluo y se preparó para la desgracia aun en tiempos de bonanza. "En tiempos de seguridad es cuando el espíritu debe prepararse para los futuros contratiempos", le soltó a Nerón, que hacía como que atendía. 

La actitud vital de Séneca se basa en aprovechar los días que te sonríe la fortuna para hacerse fuerte y dedicar varios días al mes a practicar la pobreza, pasar hambre, trabajar de sol a sol e ir vestido con harapos. 

Este intelectual tuvo claro que el confort significa esclavitud porque alimenta al nacimiento del  miedo por perder comodidades. Y esos golpes de desgracia se dan con precisión mecánica. Es por ello que  hay que tener cuatro cosas claras en la vida: 

-La frugalidad debe ser nuestro hábito de cada día. 
-Debemos vivir solo con lo necesario. 
-Tenemos que estar preparados para la dificultad. 
-Y, lo más importante, debemos advertir que los buenos y malos momentos son pasajeros como la vida misma. No hay más...

Frases de Séneca: 

"Lo innecesario siempre es caro". 

"No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba". 

"Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad".

"Es mucho más importante conocerte a ti mismo que darte a conocer a los demás". 

"Para aquellos que no saben a que puerto se dirigen, ningún puerto es favorable".


No hay comentarios:

Publicar un comentario